18 octubre 2006

"Será como una amable tertulia de café"

La frase, según Daniel Samper P. fue su reacción inicial cuando en El Tiempo le explicaron las bondades y ventajas de que cada columna permitiría comentarios de los lectores en su edición punto com.

La verdad, no obstante, y como él mismo lo explica resultó muy distinta. Algo que él mismo explica en Cambalache su columna semanal en El Tiempo. Y aunque todos tenemos muchas cosas que criticar de ese diario (cosas que otras personas pueden hacer mejor que yo), al menos en este caso la culpa no es de los señores de El Tiempo. Ante una valiosa herramienta como es poder tener una comunicación con el autor o sencillamente poder opinar a favor o en contra, agregar, aclarar, preguntar o lo que sea en cada artículo —algo que no es posible en la versión de papel— la mayoría de los lectores hacen algo muy distinto: insultan, pelean, hacen publicidad a sus páginas, en fin todo menos el uso correcto de este espacio.

Tiene toda la razón en quejarse el periodista equiparando este espacio de comentarios a 'los muros de un orinal público'. Yo, por mi parte, opté por nunca leer ningún “comentario” y ahorrarme molestias.
Publicar un comentario