11 diciembre 2006

10 consejos para usar la tarjeta de crédito

Ninguna otra temporada como esta para dejarse enganchar con las trampas del comercio, famoso ahora por frases como “lleve ahora, pague después” (como si fuera más fácil pagar en febrero). Me sorprende lo fácil que prestan, fían (y confían) ahora. Casi te ruegan para saques un crédito con ellos y te fían con sólo mostrar la cédula.

O bueno, mejor dicho, no me sorprende. Alguien dijo por ahí, que la banca y los almacenes prestan tan fácil por que los colombianos bien que mal somos buena pagas. Y todos sabemos que el crédito hay que cuidarlos ya que es la única forma de conseguir algunas cositas ¿no? Ese razonamiento nuestro es aprovechado hábilmente por el comercio que te prestan, te fían y te ‘regalan’ tarjetas de crédito y ya verá uno cómo le hace para pagar y evitar que ellos no lo lleven a uno al primer o segundo atraso a las centrales de riesgo.

Este blogcito siempre pensando en el bienestar de sus lectores (¡ja! ¿Cómo sonó eso?) presenta los 10 consejos para usar tarjetas de crédito (si es que ya no es muy tarde).

Y que no diga que nadie le advirtió :-)

***

1. Pagar las cuotas pendientes en su fecha

El no cumplir con las cuotas pendientes de pago sólo causará que la deuda se incremente inmensurablemente, pues las tasas de interés de la tarjeta de crédito están consideradas entre las más altas comparándolas con otros tipos de deudas.

2. Transferir los saldos de una tarjeta de crédito con alto interés a otra tarjetas de crédito con un interés menor

Si los intereses de la tarjeta de crédito son demasiado altos, usted debería cambiarse a otras tarjetas de crédito que ofrezcan incluso 0 % de interés por introducción. De esta manera, se puede pagar la deuda de la tarjeta de crédito gradualmente sin incurrir en intereses adicionales.

3. Cancelar las tarjetas de crédito con alto interés

Transcurrido un tiempo se debe evaluar la tasa de interés de cada tarjeta de crédito que se tenga y cancelar aquellas que nos carguen demasiado interés, aún si nos ofrecen un excelente programa de recompensas, pues al final, las recompensas obtenidas no compararán con los intereses adicionales incurridos.

4. Tener cuidado con el límite del crédito

Como por lo general el límite del crédito puede ser 2 o 3 veces mayor que nuestro ingreso mensual, puede ser muy fácil gastar demasiado. Así, uno debe tener mucho cuidado de no cargar a la cuenta más de lo que realmente se puede pagar.

5. Comprobar sus declaraciones de pago

Contrariamente a lo que uno cree, los bancos y las empresas de crédito pueden cometer errores con sus declaraciones de pago. Por ello, es mejor tener el hábito de comprobar los gastos que uno ha realizado con su tarjeta de crédito antes de efectuar el pago.

6. Efectuar pagos automáticos

Por ejemplo, si uno acostumbra realizar compras en determinadas tiendas, se puede solicitar al banco que realice un pago automático, así nos aseguramos de siempre pagar a tiempo. Luego, se debe comprobar las declaraciones de pago y reclamar si se encuentra alguna discrepancia.

7. Si vas ojear vitrinas no lleves la tarjeta de crédito

¿Realiza compras por impulso? Si uno ya sabe que ante las vitrinas sufre un frenesí por comprar, es aconsejable no portar las tarjetas de crédito. En todo caso, el portar efectivo, es un buen método para evitar las compras por impulso.

8. Ser consciente de sus derechos

Los consumidores tenemos derechos. Por ejemplo, si uno ha comprado algo que resulta ser defectuoso, se tiene el derecho de exigir un reembolso o hacer una denuncia a la autoridad estatal competente.

9. No portar varias tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito nos ofrecen muchas comodidades, pero muchos se han endeudado en todas sus tarjetas de crédito, por el simple hecho de llevarlas en la cartera. Por lo tanto, el truco consiste en portar sólo la tarjeta de crédito que se necesita y , si es posible, cancelar el resto de las tarjetas. De esta manera, se evita gastar más de lo que realmente se puede pagar.

10. Protegerse del robo de identidad

Proteger su información personal y evitar el robo o clonado de su tarjeta de crédito es responsabilidad de cada uno. Así, por ejemplo, al realizar compras en línea, hay que asegurarse de que la contraparte es legítima antes de brindar cualquier información de la tarjeta de crédito.

Tomado de Baluarnet

Publicar un comentario