11 diciembre 2006

Sobran las palabras

Que la gente aprieta los párpados mientras da explicaciones para hacerse pasar por ‘chico malo’, que una persona simula que reírse a carcajadas, pero justo después los cierra es que está diciendo una mentira y que además lo disfruta, que si alguien levanta un poco una ceja mientras habla es que esta triste, así diga lo contrario. Cuando los labios están estrechos y se ven apretados es sinónimo de cólera. Cejas descendidas y párpados inferiores tensos indican ira, así una sonrisa este tratando de simular otra cosa. Una persona que abre los ojos, eleva las cejas y deja caer la mandíbula indica sorpresa. Pero los párpados inferiores tensos y los superiores elevados delatan a un mentiroso aunque el resto de su cara se esfuerce por no parecer inexpresiva.

Estos son algunas cosas que según el sicólogo Paul Ekman se esconden detrás de un sencillo gesto. Gestos que son comunes para toda la raza humana sin importar su procedencia. Gestos que nos confirman lo iguales que somos y los que es más, gestos que se pueden leer o que pudieran —incluso— llegar a controlar.

Es bueno saberlo y darse cuenta que muchas veces las emociones que justamente quiere uno esconder quedan revelados por un espontáneo gesto. Ahora, que sí de casualidad a usted le va mal eso de leer los gestos entonces le recomiendo este diccionario para que vaya aprendiendo los gestos más habituales. Por si las moscas ¿no?

Visto en Semana
Publicar un comentario