08 marzo 2007

Confieso: Me gusta Robbie Williams


Y ya entrado en gastos me sigo confesando: Me gusta Robbie Williams, musicalmente hablando, quiero decir antes de que hagan los chascarrillos fáciles en los comentarios.

Rudebox es un albúm lanzado hace ya seis meses y ya preguntaran porque hacer una crítica después de tanto tiempo. Primero por que no es una crítica, no soy critico musical y mi formación en este tema depende única y exclusivamente a estar escuchando rock desde que tengo uso de razón. O sea igual que muchos de ustedes (quiero creer que acá no entran adolescentes reguetoneros). Segundo, porque apenas acabo de conocerlo (algún buen amigo que me pasa música que a su vez lo bajó del E-Mule) y lo confieso es lo único que he oído en quince días. Vez tras vez una y otra vez.

Virtudes del disco muchas. Empezando por su duración. No sé porque los artistas se esfuerzan tanto por no trabajar y quieren que compremos un cedé con nueve o diez temas y a lo sumo sesenta minutos de duración cuando a un cedé le cabe 74 y hasta 80 minutos. “Rudebox” tiene 17 tracks de pura música. Música con un sonido dirigido a las pistas de baile, electrónico y experimental producido entre otros por los legendarios Pet Shop Boys. Fuerza e intensidad de principio a fin con versiones de The Human League y hasta de Manu Chau (en una versión deliciosa de Bongo Bongo) y con referencias a Madonna o David Bowie. Un disco arriesgado, sí, teniendo como referencia los otros discos del inglés, pero del cual sale muy bien librado. Hip-hop, electrónica, funky y muchos sonidos de experimento han dado como resultado un disco asombroso y apasionante.

En fin, un artista de esos que llaman “Pop”. Etiquetas que muchos roqueros que conozco desprecian cual si fuera veneno. Que alguien me explique la diferencia entre eso pues yo no he entendido ¿qué hace a un artista pop o rock? Está claro que no son las guitarras eléctricas lo que hace rock a alguna canción (Shakira las usa mucho y nadie la llama roquera). Dicen que la actitud, pero si fuera cierto Robbie Williams sería más rockero que muchos que posan como tales.

Acabé desviándome del tema. Rudebox es un álbum producto del trabajo y del talento de muchas personas con un Robbie Williams distinto y a la vez igual a lo que siempre ha sido. Por discos como ese, yo a pesar de ser dizque roquero confieso esta vez sin pena ni vergüenza de ningún tipo ¡¡Viva el pop!!

(Y no se asusten... ahora voy por Justin Timberlake)
La imagen fue bajada de acà
Publicar un comentario