31 mayo 2007

40 años con el Sgt. Pepper's

Esta semana, exactamente el 1 de junio el Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band de The Beatles (¿hay que decirlo?) está cumpliendo 40 años de editado, y por esas casualidades de la vida yo estoy cumpliendo justo por estos días 15 años de beatle-fan. Es un lugar común decir que es el mejor disco de rock de la historia, igual hacer listado no es para dejar contentos a todos aunque a decir verdad este disco es el que más acerca a la unanimidad a críticos reales, a los que posan de serlo y a aspirantes convertirse en uno.

No pienso escribir del concepto del disco, de la carátula (que como cosa rara también fue escogida como la mejor de un disco de rock), de la trascendencia e influencia en otros artistas de esa época hasta la actual. Sólo decir que mi adolescencia tiene un sabor beatle que jamás olvidaré, que muchas de los mejores momentos de mi vida tienen como música de fondo la música de los cuatro fabulosos, que entre los recuerdos que seguramente no olvidaré figuran los que pasé con mi hermano y un par de amigos oyendo y cantando hasta quedarnos afónicos canciones beatles.

Recuerdo muy bien cuando compré al Sgt. Pepper's, ya en la era digital pues el vinilo solo lo tenían los nostálgicos y losque pudieron comprarlo en su tiempo. Lo compré en una tienda en Sandiego que ya no existe (lástima) llamada Distronics. Ya estaba trabajando y fue una de mis primera compras musicales. Había escuchado la gran mayoría de las canciones del cedé faltándome por oír quizá Lovely Rita y otra que ya no recuerdo. Ya en casa y en una grabadora que había comprado recientemente escuché por primera vez de un solo golpe el disco que partiría en dos la forma como iría a escuchar música de ahí en adelante. Recuerdo haberlo puesto muchas veces y haber tenido varias semanas después (quizás meses) siempre cada día alguna canción del disco, muchas veces “With a Little Help from My Friends” que sin ser la mejor del disco y a pesar de que Ringo no es especialmente un buen interprete se convirtió junto con “Getting Better” en un himno.

Curiosamente no es el disco que más me gusta de los Beatles (me gusta mucha más Revolver o el The Beatles [The White Album]), pero por mucho tiene las imágenes más vividas que disco alguno pudiera grabar en la mente de alguien. La idea de una niña huyendo de la casa de sus padres, o la de un caballo de circo bailando vals o la de estar leyendo en el periódico la muerte de alguien en un accidente de carro están pegadas a mí tanto que cuando escucho una referencia del disco estas imágenes vienen a mí involuntariamente. Nunca me pasa con otros discos. Y esta para mí puede ser uno de los méritos más grandes del Sgt. Pepper's. A pesar de estar usando sólo tu sentido del oído casi puedes oler, saborear y tocar la música que escuchas. Un gran disco, de una gran banda en un gran momento.





Ah y por cierto igual que Paul desde ahora estoy preguntándome que estaré haciendo “When I'm Sixty-Four
Publicar un comentario