05 noviembre 2007

¡Otra vez con eso del copy-paste!

Copiones hay por todos lados. Hay bloguers que copian por falta de imaginación, de creatividad o sencillamente por física incapacidad de hacer un texto medianamente decente. A estos copiones ni siquiera les tengo rabia, sino sólo pesar. Pesar de que por querer figurar tengan que acudir al detestable robo de textos sin atribución. No me da rabia porque tarde o temprano quedan en evidencia y después de descubiertos causan el mismo pesar entre todos.

Hay otros copiones, sin embargo, que sí detesto. Son aquellos que para evitarse hacer su trabajo —sí, les pagan por ello— prefieren poner en google una palabra o idea y luego de eso la maquillan un poco acá y allá, disfrazan un poco su robo publican y salen a cobrar su sueldo por un trabajo que les hizo otro.

Una nueva víctima de ese robo es el blog El Legajador, escrito por La Encargada. Un buen día se topó con que uno de los post de su blog estaba siendo usado descaradamente por Fruta Fresca como publicidad para sus famosas —y costosas— tiendas. La historia completa puede leerla acá.

Claro que es indignante. Claro que da mucha rabia que otro se gane su sueldo a costa de plagiar tus ideas. Claro que da rabia que los blogs sean visto como una moda y que cuando blogueros saquen artículos decentes estos sean robados así como así.

La Engargada ha escrito una carta quejándose por este descaro. Estaremos pendientes todos de la respuesta. Mientras tanto me gusta la idea que dio alguien en los comentarios de ese post de ir haciendo una factura para cobrarles algo que no les pertenece y del cual se están beneficiando. Quizá —y es lo más posible— Fruta Fresca también está siendo víctima de uno de eso publicistas de medio pelo que se encuentra uno por ahí. Pero por la respuesta que den vamos a darnos cuenta de qué clase de gente es o por el contrario nos vamos a indignar más.

Responderán y veremos.
_____
Medea también escribio sobre ésto en este post.
Publicar un comentario