02 enero 2008

Bebes e internet

Hace muchísimos años —en realidad hace unos lustros— los padres primerizos y asustadizos como yo tenían que llamar a las mamás, tías y abuelas para saber cómo manejar a su bebito. Eran los tiempos en que la abuela te recomendaba una manillita en la muñeca del niño para evitar el mal de ojo y una lana roja en la frente para calmar el hipo.

Orgullosamente puedo escribir hoy que a quince días de ser padre no he llamado todavía a mi madre ni a mi abuela a preguntar nada. Eso no significa que no haya tenido que preguntar a nadie, no. La razón sencillamente es que desde hace unos días —en realidad meses, contando el embarazo de mi esposa— tengo en mis favoritos (marcadores en Firefox) unos diez portales y blogs dedicados exlusivamente al tema de los bebés.

Francamente no sé como hicieron nuestros padres para críarnos. Hasta el día de hoy, y sólo lo que puedo recordar en estos momentos, he buscado las respuestas en internet de: semana a semana el desarrollo de mi hijito, cambios físicos y emocionales de la madre, problemas en la gestación, mejores técnicas del parto, vacunación, problemas digestivos de los bebes, reflujos, gases, hipos, cómo acostar al bebé, qué pañal usar, problemas de lactancia, reflejos naturales y estimulación del bebé (sin contar técnicas para enseñar a niño a leer :P).

Sí, cada duda que nos surge de una buscamos en internet. Supongo, claro —y acá se me sale el pesimista que llevo adentro— que la fórmula internetiana se tendrá que agotar algún día y habrán dificultades que sólo papá y mamá podrán ayudarme. Pero mistras tanto y para cositas más sencillas siempre es bueno tener esas ventanas abiertas. Algo así como un pediatra en casa.

El asunto es que hoy por hoy me sentiría totalmente indefenso si me quitaran internet para críar a Danielito. ¿Alguien recuerda cómo se criaban los hijos antes de internet?


Publicar un comentario