21 febrero 2008

Lo que aprendes de un bebé de dos meses


Mi niño, mi Danito cumplió esta semana dos meses —¡cómo pasa el tiempo!— y claro que como podrán imaginarse la vida, nuestra vida, no ha sido la misma. Ha sido mejor, si se quiere. Y han sido dos meses de puro aprendizaje y descubrimientos.

Para empezar es increíble ver como todo lo tuyo empieza a girar alrededor del bebé. Y me refiero a TODO. Cada cosa que planeas, haces y piensas tiene influencia tu niño. Acá nada de independencias o de 'no-me-importa-nada' No señor, acá importa mucho y lo mejor de todo es que lo haces con el mayor agrado del mundo.

También aprendes a conocer al bebito. Y descubres que a pesar de ser un recién venido al mundo tiene su propio temperamento, y aprendes a reconocer lo que le agrada o lo que le desagrada. Es impresionante, nunca pensé que en un bebito tan chiquito las cosas funcionaran de esa forma, pero así es. A mi Danito le gusta que le canten (por estos días le está gustando mucho Charly García, sobre todo su etapa suigeriana), y por increíble que parezca reconoce las canciones que le cantábamos o poníamos cuando aún no había nacido. Le presta particular atención a esas y parece como si lo tranquilizara. También le gusta que le leamos. Le estoy leyendo por ejemplo "El viejo y el mar". Me gusta creer que entiende la clásica historia del viejo pescador cubano que a fuerza de perseverancia logró llegar con el espinazo de su gran pez hasta la costa para comprobar su hazaña a otros pescadores que ya lo consideraban inservible. Claro, no debe comprender una palabra pero el sólo mirarlo y ver la atención que pone cuando le lees me hace seguir leyendo como si entendiera.

Y —tal vez— lo más grande que aprendes es que descubres que tu vida ya no te pertenece. Que ya alguien que amas mucho te necesita. Y que de ahora en adelante hay alguien el mundo que está necesitando que sigas viviendo.


Publicar un comentario