17 enero 2013

Porqué nos gusta Fringe



Fringe son todas las veces que te preguntaste cómo sería tu vida si hubieras tomado otra decisión en el pasado. Son todas las veces que pensaste cómo sería tu vida en un universo paralelo y alternativo. Eres tu tratando de corregir un error del pasado y quizá equivocándote una vez más. Fringe son las oportunidades aprovechadas… y las desaprovechadas.

Fringe son todas les veces que creyeron que no estabas bien de la cabeza. Son las veces que se menospreció tu inteligencia. Fringe son todos los amigos que te ayudaron, te secundaron y te comprendieron. Eras tú creyéndote invencible, sabelotodo y arrogante. Eras tú entendiendo que estabas equivocado. Fringe son todas la veces que entendiste que necesitabas a tu familia, a tus amigos. Eras tu siendo humilde.

Fringe son todas las veces que no te comprendieron. Las veces que sentiste que estabas en el lugar equivocado. Todas las ocasiones que te sentiste observado y no sabías porqué. Son aquellas ocasiones en las que confiabas de tu potencial aunque otros las ignorarán. Son todos los episodios en el que fuiste el héroe de la jornada. Eres tú manteniendo un bajo perfil esperando el episodio en el que protagonizarías. Y es la ocasión en la que lo aprovechaste. Eras tu cada que vez que olvidaban tu nombre.

Eras tú esperando que te cancelaran y eras tú cada vez que te salvaste de que ocurriera. Son los días en que pensaste que ya no dabas más pero sin saber el cómo ni el porqué encontraste la forma de salir, de reinventarte y de seguir adelante. Eras tu pasando por episodios regulares, por momentos para el olvido. Pero también eras tú saliendo nuevamente fortalecido, rejuvenecido y revitalizado.

Fringe son las esperanzas desvanecidas y las luchas pérdidas. Eras tu mirando un tulipán, un girasol o cualquier otra flor y encontrarte lleno de entusiasmo otra vez. Eres tú escuchando a Violet Sedan Chair, Bowie o al cualquier otro y encontrar inspiración. Es David ganándole a Goliat. Es el bien contra el mal. Es el bien triunfando sobre el mal.  

Fringe eres tú.


Publicar un comentario