09 octubre 2006

La leyenda de Lennon y El Che


Tal día como hoy pero de 1940 nacía en un puerto de Inglaterra John Winston Lennon. Hoy cumpliría 66 años si no estuviera muerto. Digo, si no hubiera sido asesinado hace 26 años al frente del edificio donde vivía hacía ya algunos años luego de que decidiera irse a vivir a América buscando la libertad, la democracia y el respeto que ya no creía ver en su país. La misma «Libertad» que permitió que su asesino pudiera comprar una pistola sin más requisitos que firmar un documento en el que prometía no matar a nadie. Paradojas tiene la vida.

Luego del asesinato del beatle que más comprometido con la paz y el amor —siguiendo con las paradojas— los ingredientes para convertirse en leyenda estaban sobre la mesa. (Sólo necesitas llevar una vida controvertida, hablar un poquito de más y ser asesinado. En su defecto debes suicidarte). Después del servicio funeral más internacional de la historia (sí, mucho más que la del papa ingenuo o la de la princesa fotogénica) su fama no hizo sino crecer y no falta el que a estas alturas le adjudique a Lennon un milagro o piense en él como el profeta que escribió Imagine. Casi estoy seguro que si el muerto hubiera sido Paul, hoy por hoy el beatle con la cara hijo-bueno-que-no-mata-una-mosca sería el dueño de toda la fama que hoy carga el difunto John mientras éste estaría en primera plana luego de que su esposa Yoko le pidiera el divorcio luego de haberlo pillado in fraganti en adulterio.

***

Tal día como hoy pero de 1967 moría asesinado también pero en circunstancias muy diferentes Ernesto Guevara conocido mundialmente como “El Che”. Personaje también que cumplió al pie de la letra la receta para convertir a una persona normal en leyenda. Ah, pero con un ingrediente adicional e infalible: la frase inmortal. Resulta que antes de morir ajusticiado por un soldado boliviano pronuncio esta frase: “Párese derecho y apunte bien, va usted a matar a un hombre”. ¡¡Éxtasis!! Leyenda asegurada. Y como estamos de paradojas ahí va esta: La imagen de millones de capitalistas ganando millones de dólares explotando hasta el cansancio la imagen de un hombre comunista. Camisetas, gorras, llaveros, cervezas, tatuajes, canciones, películas, zapatos, perfumes... de todo y para todos. Tan explotada esta su imagen pudiera uno asegurar que más de uno de esos muchachos que se tatúan o visten con imágenes del Che ni saben quién es el ilustre hombre barbudo y de boina que exhiben con orgullo. Con certeza para muchos de ellos no hay ninguna diferencia entre el famoso punky de Diesel y el médico argentino y creerán que es otro personaje de esos de ficción que se crean para vender ropa. Que diría él si lo supiera.

Lennon y El Che hoy tendrían 66 y 78 años respectivamente. Y si no hubieran muerto, hoy el mundo sería muy diferente. Por lo menos nadie diría que Imagine es la mejor canción jamás escrita y no lucirían su camiseta estampada comiéndose una bicmac con cocacola.

Publicar un comentario