14 noviembre 2006

China y la libertad de expresión

Decir que a Bill Gates algunos lo aman y otros lo odian sería repetir lo que ya hace rato se sabe. Pero aún así diga lo que se diga el tipo a veces sale con comentarios muy interesantes.

Uno de ellos es reproducido por ‘The Observer” y por lo menos a mí me puso a pensar un rato (bueno, unos minuticos para ser más preciso). Le preguntaron a Gates sobre su opinión en relación a la persecución y censura de la cual son víctimas los usuarios de internet en la China especialmente de algunos contenidos. Uno pensaría que el magnate aprovecharía para despacharse en contra de las autoridades chinas alegando mayor libertad para los chinitos. Pero no, y ahí está la sorpresa. Ante la pregunta contestó: "¿Interesa o no que Internet posibilite un mayor acceso a la información disponible en ese país?" y paso seguido recomienda que antes de estar juzgando por ahí, sería mejor ir a la China y preguntarle a las personas lo que ellas quieren. Y luego señala:

"Hay una tendencia a exportar a otros países las prioridades de Occidente"

Esa es la idea que me llamó la atención ¿Y quién dijo que a los chinos les interesa (o al menos es su prioridad) la libertad de expresión? ¿Por qué se nos ocurre a todos que la necesitan tanto como nosotros? ¿Alguien puede decir que entiende a la perfección una cultura milenaria como para afirmarlo con tanta seguridad? ¿A los chinos les gusta tanto la internet como a nosotros?


Pues yo no sé. A la final los chinos se cansaron ya de estar callados y dejarse guiar como hasta hace unas décadas. O a lo mejor están felices y orondos con sus trabajos de dieciséis horas al día, o quién sabe, quizá están preparando ahora mismo una revolución en secreto. No sé nada de China y como no sé nada entonces mejor me callo.

Publicar un comentario