27 julio 2007

'Arboricidio' dicen los ecologistas


“Fajardo Arboricida”, ¿Dónde vivirán los pájaros”, “¡Paren este arboricidio!”, “¡Salvemos este Bosque!”, “Masacre de árboles” y muchas frases como estas se pueden ver en los alrededores de los trabajos que tienen como objetivo convertir el parque lineal en la nueva Vía Distribuidora del cual ya he escrito dos entradas anteriores.

Los argumentos de los opositores, en gran parte vecinos de la obra de la nueva autopista, afirman que con la tala de estos árboles se perdería el aislante natural que ofrece para las seis urbanizaciones aledañas del ruido y la contaminación que se genera en este sector, que es uno de los más grandes del área Metropolitana.

Afirman también que la administración del alcalde Fajardo se ha caracterizado por la tala indiscriminada de los árboles de la ciudad y que esto no deja de ser contradictorio en un alcalde que recibió su aval para lanzarse como candidato justamente de la Alianza Social Indígena (ASI) y ‘ungido’ por la líder indígena Eulalia Yagarí con el bastón jaibaná para que como mandatario de los espíritus protegiera la salud de la naturaleza. Aunque la administración afirma que gran parte de los árboles serán trasladados a otras zonas de la ciudad los ambientalistas dicen no creer ni tener la confianza de que esa palabra se cumplirá.

Sobre el duro articulo al que hacía referencia en un post anterior llamado “Ambientalistas de barriga llena” firmado por el columnista Diego Fernando Gómez también hay respuesta puntual. Esta réplica se llamó “Los ricos no tienen derecho a respirar” en la que se decía que no son sólo los vecino sino también los estudiantes de la Eafit, el Inem y el Politécnico quiene se vería afectados por la contaminación y el ruido. También que el daño ambiental afectaría no sólo a esa zona sino a toda la ciudad, que si bien es cierto los vecinos son de estrato seis pues que ellos tienen derecho a protestar por lo que ellos consideran una injusticia con ellos que pagan los impuesto más caros de la ciudad. Que no es cierto que sólo los vecinos estén protestando sino que también hay cientos de personas de otros barrios (y estratos) que están inconformes con la obra entre los que se cuentan ingenieros forestales, representantes universitarios, concejales, peritos en urbanística y una sólida red de líderes cívicos, encabezados por el representante a la Cámara y un ex alcalde de Medellín.

Dicen que no es cierto que con la construcción de la Vía Distribuidora se acabe como por arte de magia los problemas de movilidad de la Regional y que existen otras soluciones menos destructivas. Proponen entre otras cosas la chatarrización, asignar horarios nocturnos sólo para transporte pesado, horarios más rígidos para el ‘pico y placa’ y uso más eficiente del Metro y próximamente el Metroplus.

Mientras tanto los trabajos continúan sin mayores contratiempos mientras la batalla de quién tiene la razón se libra ahora en los medios. La discusión como decía antes tiene todos los tintes de una pelea sin fin aunque tratándose de una discordia entre particulares y una administración entre otras cosas con aprobaciones de gestión por el encima del 95% según una reciente encuesta y un proyecto con todos los papeles en regla no parece difícil adivinar la posición de quien va a prevalecer.

En la eterna lucha de progreso contra la Tierra esta última siempre llevará las de perder.
_______

Artículos de Referencia

La ciudad por contrato
'Arboricidio' por vía prende a Medellín
La Vía Distribuidora sigue su curso
Un encanto verde que preocupa

Publicar un comentario