28 julio 2007

La película de los Simpson


Y sí, a veces uno no logra evitar la tentación de escribir sobre el tema de moda. Y en esta semana no hay más tema en el mundo del entretenimiento que el estreno de Los Simpson La Película.

Fui a verla el día de estreno no sin ciertos temores. Es que la da a uno miedo de que después de haber crecido con la familia Simpson, de que muchos nos sabemos muchos episodios de memoria, de que aún nos podemos reír con algún apunte de Homero o de Bart aunque ya lo haya visto cien veces, el susto es que después de tanta expectativa le pasen a uno una película que acabe con el mito.

Y no voy a entrar a discutir de que de los Simpsons sólo sirven las primeras cuatro temporadas o las primeras nueve. O que el cambio de las voces en las últimas no sirvieron (algunos amenazando con boicot por este motivo) o que es evidente el descenso creativo en las últimas temporadas o que en esta última se ve un ascenso y todas esas cosas en las cuales nadie se pondrá de acuerdo por lo subjetivo del tema. El asunto es que para los fieles seguidores de los Simpson el programa es como una religión (como muy bien lo dice acertada la promoción del canal FOX de este año), y se corría el riesgo de acabar de un solo golpe y tal vez para siempre la visión que tenemos de ella los fanáticos que crecimos con la serie.

Pero no es así. Por lo menos para mí que soy fanático y espero no estar tan adoctrinado que no me permita ser imparcial. Por supuesto sin dar spoilers que arruinen la experiencia a alguien las risas son se principio a fin, las situaciones son divertidísimas al mejor estilo simpsoniano, no extrañé para nada las voces originales (me refiero a las voces de la versión para Latinoamérica). Sigue intacto el espíritu de todas las temporadas burlándose sutilmente de la familia gringa, del canal FOX, de ellos mismos y por supuesto de nosotros.

No me decepcionó ni un gramo. Sólo una cosa: es muy corta y uno pudiera creer que se trata de un episodio extendido (sólo 87 minutos).

Y una recomendación: No se salga de la sala de cine hasta la última línea de los créditos finales.

Publicar un comentario