27 agosto 2007

La nueva imagen de Ecopetrol

Antes de todo, una aclaración. No soy publicista, nunca estudié nada relacionado con mercadeo ni diseño gráfico ni nada parecido. Mi punto de vista es el de una persona de lo más común y corriente. Fin de la aclaración.


Para empezar el logo del Ecopetrol hasta hace unos días:



Y ahora el nuevo símbolo:



Mucho mejor ¿no? En mi modesto concepto sí, el nuevo supera con creces el logotipo al que estuvimos acostumbrados durante toda la vida (por lo menos la mía pues estaba en uso hace más de cuarenta años). El nuevo diseño lanzado casi a la par del proceso de privatización de la organización lo que implica vender acciones al público, tiene el objetivo de cambiar la imagen que de ella tenemos el común de la gente: Que si bien se trata de una empresa exitosa se tiene la percepción de atraso y rigidez. Y la verdad es que un tunjo precolombino de la cultura de San Agustín no hubiera ayudado mucho a cambiar esa imagen

Pues el tunjo se cambio ahora por una iguana, según dicen símbolo de la abundancia y la fertilidad y, hasta ahora me desayuno, símbolo de Barrancabermeja ciudad donde nació la petrolera. Y acá es donde el discurso publicista siempre me deja dudas. Palabras de Javier Gutiérrez, presidente de la petrolera:

"Ecopetrol busca mostrarse como una compañía de clase mundial y uno de los temas que ayuda en eso es la imagen que quiere proyectar, y justamente era el momento más adecuado, pues cuando uno adquiere una acción lo que usted compra es futuro"

¿Cómo es que una humilde iguana logrará semejante tarea? Vaya uno a saber como será pero el hecho es que esa tareíta le asignaron. Los colores y la fuente escogida me parecen un acierto, aunque no logro entender muy bien que tratan de hacer con las dos “e” en minúscula. Cosas de la publicidad.

En fin, en todo caso y a pesar de mis dudas de profano en el tema, me gustó la nueva imagen cosa no muy difícil de lograr teniendo como precedente el anterior. Y no es que la iguanita me caiga mal, si se fija uno bien hasta le empieza uno a coger cariño ¿no?
Publicar un comentario