01 octubre 2007

Sin derecho a dormir

La semana que terminó fue para mí, laboralmente hablando, muy difícil. Después de jornadas de 15 y 16 horas y trabajando hasta el fin de semana lo único en lo que uno piensa y el cuerpo pide a gritos es dormir, nada de TV, de internet, de blogs... nada. Sólo dormir.

Y eso hice. El sábado y después de esa semana agotadora me fui a dormir bien temprano, a eso de las nueve o algo así. caí profundo y dormí delicioso. Hasta que a eso de las 2:45 de la madrugada me (nos) despertó las risas, la bulla, el escándalo y la música propias de una fiesta. Y eso era precisamente los que era: un cumpleaños de una vecina que luego de que se terminaron las horas por los que alquiló un salón de eventos se fue —con invitados incluidos— para su casa y muy tranquila continuó su festín en su casa a las tres de la mañana como si nadie estuviera dormido en el sector.

Hay cosas de los seres humanos que me decepcionan profundamente. Y lo que sucedió esa noche es una de esas. Evidentemente lo que para mí, y creo que para muchos, es elemental esto es, respetar el sueño de otras personas a muchos otros eso les importa un hongo. Despertar a todo un vecindario no les importa siempre y cuando ellos estén felices y orondos. Que otras personas tengan que madrugar no les interesa nada siempre y cuando haya alcohol y rancheras en los parlantes.


Hay pocas cosas que me dan ira y justo el día que estaba más cansado, justamente la noche que más necesitaba dormir a la familia de esa quinceañerita les da por terminar su fiesta con todos los ruidos posibles. No lo sé bien, pero creo que si una sociedad no es capaz ni de respetar el espacio y el tiempo que tenemos otros de dormir no es muy probable que sea capaz de respetar otras cosas. Y eso para mí no sólo es incompresible sino, profundamente decepcionante.


En fin... igual hoy es otra vez lunes.

_________
A pesar de la dura semana saqué una vez más un tiempito para hablar de blogs, blogging y bloguers junto a mis tres compañeros de siempre. El resultado de esta conversación tan blogotemática fue el episodio número once de nuestro podcast. Lo puede oír y comentar haciendo clic acá o en la imagen.





Publicar un comentario