04 diciembre 2007

Montar en Metro

La imagen tomada de acá


La semana pasada el Metro de Medellín cumplió doce años. Y calculo de los 1200 millones de personas que ha transportado en esos años yo he colaborado con unos siete mil viajes.

Es probable que algún lector no residente en Medellín haya venido a Medellín y por supuesto no se haya perdido la montada en Metro. Y la verdad es que uno sí ve mucho turista por ahí todo embolatado sin saber para donde coger una vez ha llegado a una estación terminal. Recuerdo una vez hace ya como seis años que un guía estaba haciendo su recorrido turístico con un grupo de personas en sentido sur-norte es decir por el lado más bonito y correcto de la ciudad para enseñar al turista. Y el típico "a este lado encuentran el Edificio Inteligente de las EPM, por acá está la Plaza Botero, el Hotel Nutibara y el Museo de Antioquia, este es el Planetario Municipal y ahí al frente la Universidad de Antioquia. Acás nos bajamos y nos devolvemos al sur", ¡¡Momento!! ¿Y el resto de estaciones? ¿Y la ciudad menos bella, Moravia, Aranjuez y Santodomingo? Ahh, y el Municipio de Bello ¿Nada de eso? Pues como estaba ahí yo de metido le dije muy decentemente y para que escucharan los turistas que le faltaba media ciudad por enseñar y que les haría el favor a los turistas de mostrarles la otra cara, menos bonita, un poquito más sucia y tan paisa como la otra (por ahí pusieron en estos días dizque la Calle Europea en Medellín, ¡bah!) Pues no le quedó más remedio al guía y ante la insistencia de unos y la curiosidad de otros que llevarlos a conocer. Una sonrisa se dibujo en mi cara todo ese resto de viaje.

Yo sé que el metro de Londres es más viejo, que el de Nueva York es más grande, que el de Tokio es más moderno y que el de París es más veloz, pero este metro del que a veces me canso tanto y del que a veces me quejo es el metro que usamos miles de personas todos los días. Y no es exageración pero estoy convencido que hoy por hoy es el mejor medio de transporte de la ciudad. Un ejemplo: al mi trabajo entro a las 7:30 AM yo cojo el metro en la estación Niquía, siempre a las 6:55 AM el viaje hasta la estación Ayurá dura exactamente treinta minutos. De ahí a la estación son cinco minutos, total todos los días llego cuando el minutero va llegando justo a mi hora de entrada. Confiabilidad: un 98%. ¿Se imagina otro vehículo que se le acerque? Y eso sin contar que puedo ir leyendo, oyendo noticias o durmiendo. O pensando, nada de música, ni pitos, ni congestión.


Y es que el metro además de transporte uno también tiene farmacia, tienda de ropa, de revistas, de colchones, de celulares, tiene
biblioteca, internet gratis y acceso directo a varios centros comerciales. Ah, y una especie de vitrinas con libros rodantes, esto es, tomas un libro de la vitrina y cuando lo termines de leer vuelve y lo depositas en otra vitrina en alguna estación. Por cierto o en Medellín leemos mucho o leemos muy despacio o ya todos se los llevaron para las bibliotecas de sus casas pues yo no he visto ni el primero.

En fin no sé si les pasa a otros pero para mí y después de más de siete mil viajes eso de montar en metro siempre será un placer. Sobretodo por la noche cuando me lleva a mi casa.
Publicar un comentario