25 marzo 2008

Un poquito de esperanza

Que el internet sea como la vida real, no lo pone en duda casi nadie. Total, todo lo bueno y lo malo de las personas que la usan hacen que internet sea todo lo bueno o malo que uno se pueda imaginar. Por supuesto, siempre es mejor ver que las cosas se usen provechosamente y para beneficio de los demás. Y cuando esos servicios son desprovistos de cualesquier lucro o ganancia personal son más meritorios todavía.


Estoy pensando en dos grupos de personas. Uno de ellos los wikipedistas. Soy un usuario de la Wikipedia en español desde hace varios años ya. Cuando la empecé a consultar tenía unos 20 o 30 mil entradas. Ahora son casi 350.000 y sigue creciendo. No deja de asombrarme la velocidad con la que actualizan, casi a la par de las propias noticias. Por ejemplo el 19 de marzo pasado murió un escritor que admiro mucho, Arthur C. Clarke en Sudáfrica. Cuando me di cuenta, y así de pura curiosidad, fui a ver este artículo en la Wikipedia y ya estaba actualizada aunque su muerte había sido anunciada tan sólo unos minutos antes. ¡Incluso por la diferencia horaria yo estaba leyendo el 18 de marzo que el escritor había muerto el 19! Cosas de la velocidad de los wikipedistas.


El otro grupo son todavía más anónimos que los wikipedistas a los que incluso se les puede consultar su perfil. Se trata de los traductores de series. Para los que no dominamos el inglés pero que aún así nos gusta la actual tv usamericana los traductores hacen un trabajo que nunca nos cansaremos de agradecer y admirar. Ejemplo, los capítulos de Lost que pasan los jueves en los Estados Unidos ya tienen subtítulos unas horas después de emitido el episodio. Y no sólo pasa con las series más taquilleras, lo mismo traducen a Heroes que a Damages o a Prison Break que In Treatment. ¿Que los motiva a realizar un trabajo del cual no van a sacar mayores beneficios? Parece claro que no es prestigio personal pues en su mayoría todos usan nicknames que los dejan en casi total anonimato. Supongo que habrá formas de conocerlos pero seguro que muchos son como yo que sólo buscamos como locos los subtítulos para disfrutar del episodio.


Personas desconocidas que nos hacen la vida más placentera y que nos ayudan de formas inimaginables para ellos. Desde acá y si alguno de ellos lee estas palabras: Infinitas gracias. Cosas como estás me hacen guardar una luz de esperanza de que las cosas pueden ser mejores.

Snif!

Publicar un comentario