21 junio 2008

Una por la televisión colombiana

Esta semana tengo ganas de hablar de televisión pues si en algún tema los colombianos nos sentimos con propiedad y derecho de hablar es sobre fútbol y TV. Sobre fútbol no hablo, es un tema con mucho fanatismo y pasiones, pero sobre tele si se me antoja. Casualmente mi blogotemático compañero Galo escribe sobre tevé en su último post que acabó de inspirarme por escribir este artículo.

"Si hay algo en lo que casi todos los colombianos estamos de acuerdo es en que nuestra televisión es mala." comienza diciendo don Galo. De acuerdo, "casi todos" y no me incluyo. Voy a romper una lanza a favor de la tele colombiana. De un tiempo hacia acá viene haciendo carrera —como si de una verdad absoluta se tratará— que toda la televisión nacional es mala mientras toda la tele por cable es buena. No me lo creo. Y además creo que la televisión nacional es mucho mejor que la televisión de países vecinos. ¿No es el mismo cable el que trae canales como Guatevisión, Venevisión, y esos inoportables canales de Miami? Pues si me ponen a escoger no tengo duda acerca de qué escoger.

Es muy sencillo. Tomemos como ejemplo los tres canales por cable más vistos en Colombia. Fox, Fox Sports y Discovery Channel. ¿Critican las repeticiones colombianas? Entonces no han puesto a Fox todos los días de ocho a diez para que vean como repiten y repiten con descaro a Futurama y a Los Simpson. Seamos serios, por más simpsonfanático que sea uno no me aguanto una vez más ver el episodio de Homero en Nueva York o Bart trabajando en la casa de burlesque. Eso sí es repetir y sin ninguna señal de vergüenza. Fox Sports... ¿alguien acá se soporta a Fernando Niembro? (hasta el blog le cerraron los de Google) y ¿quién se aguanta que los argentinos crean que los únicos equipos en el mundo sea el Boca y el River? Yo no. Pasó el canal. Y el Discovery... caso aparte. Claro, que tiene programas buenos (eso cuando no les dan por poner maratones de A prueba de todo o los Cazadores de Mitos, débil excusa cuando se quedan sin saber que pasar). Pero esos programitas de médicos forenses o cuentos de fantasmas a mí me hacen pasar el canal cuando no me voy quedando dormido. Imagino también que los que defienden la TV por cable con la vida no han tratado de ver un programa un sábado o un domingo en la mañana: El reinado de las televentas. Apague y siga durmiendo.

Critican que la tele nacional se llenó de realities. En este momento no están dando ninguno. Por supuesto que como todo los hay muy buenos como muy malos. Dicen que son realities copiados. Correción, son franquicias que se compran legalmente y se producen con la autorización y ayuda de los originales, que es otra cosa distinta. Además los que critican los realities tal vez no se han dado cuenta de la tontedad de realities gringos que se producen en este momento. Dan pena ajena. Además de que tampoco son realmente originales. Los gringos les copian a los europeos y estos a su vez hacen los mismo.

Que hay muchas novelas, dicen. Pues sí, tal vez demasiadas. Pero que si se comparan con las venezolanas, peruanas o mexicanas con toda seguridad saldrían ganadoras en talento y producción. No es casualidad que muchas novelas colombianas estén siendo compradas, transmitidas y adaptadas en otros mercados incluso aquellos que en otra época era los líderes en este campo. En esto de las novelas, creo yo, hay cierto grado de hipocresía. Nadie acepta que las ve, todos dicen que hay muchas y muy malas, pero siempre son los programas más vistos de los canales. Dice muchos que lo que le hace falta a la TV colombiana es más cultura aunque un canal con esas características ya existe —Señal Colombia— y aún así no lo ve nadie. Total, los canales seguirán programando novelas hasta que nosotros les demostremos que lo que queremos ver es otra cosa. No es problema de ellos sino de nosotros. Recuerden que ese es un negocio como cualquier otro y su fin es dejarles ganancias a los dueños.

En fin, no quiero tampoco que se interprete que considero que toda la televisión colombiana es perfecta e ideal. Hay cosas que no soporto: La programación de la tarde en semana, la mal llamada 'franja infantil' (que no existe), lo parcializados que se encuentran los noticieros (eso sin contar sus secciones de entretenimiento o los informes de cómo quitar una mancha difícil en plena emisión) o la falta de verdaderos programas de humor o musicales. Lo sé, hay cosas abominables en nuestra televisión. Pero no se me olvida tampoco que es un negocio, que debe producir ganancias, que con nuestro apoyo o no eventualmente los responsables de los canales programaría otras cosas. Quien sabe, ojalá algún día se pueda probar eso.

En conclusión, qué bien que haya tevecable para ponerlo cuando no haya nada bueno en la tele nacional. Y que bien que exista el cable para cuando no haya nada en esta tampoco.

Y que bueno saber también que ni acá ni allá está el paraíso televisivo. De eso estoy seguro.



Publicar un comentario