02 octubre 2012

Cinco razones para ver Homeland*


El año pasado fue la revelación y este año con premio Globo y Emmy se confirma. Adelantándose a la multipremiada Mad Men y a la seguídisima Breaking Bad, puede decirse que es la serie de moda, y esta semana vuelve con la muy esperada segunda temporada que intenta estar a la altura de las expectativas de todos los que se maravillaron con sus primeros doce episodios.
Si todavía no la ha visto quizá estas cinco razones lo ayuden a tomar una decisión.
  1. Los personajes protagónicos. El agente Brody, Carrie y Saul, ellos tres ya serían suficiente razón para ver Homeland. Personajes muy bien construidos y creíbles. Los agentes no son los típicos agentes todopoderosos y sabelotodos y en cambio están llenos de inseguridades, traumas y miedos. Por supuesto lo personajes son creíbles porque están muy bien interpretados. Damian Lewis (Nicholas Brody) y Claire Danes (Carrie Matthinson) hacen cada uno unos papeles impresionantes. El hace una interpretación tal que hasta el final (y eso que uno está al tanto de casi todo) uno realmente no puede saber si es inocente o no. Y ella, bueno ella es la sensación y se ha robado el show en todo lado.
  2. Los personajes secundarios. No son relleno, no están ahí para estorbar. Cada uno de ellos aporta al desarrollo de la trama y son esenciales para entender a los personajes principales. Muchas series flaquean porque no resisten la tentación de meter historias insulsas que enredad y distraen a la trama principal. Acá no es así. Si no entiendes y le prestas atención a los secundarios no entenderás a los protagonistas.
  3. El ritmo. No hay episodios de relleno, ni episodios que sobren. Desde el primer episodio en adelante y aun ritmo frenético se llega hasta el último y no te has dado cuenta cuántas cosas te han contado, como todo tiene explicación y lo comprendes todo. No hay tiempo para conversaciones ni escenas  superfluas.
  4. La historia. Sencilla y mejor contada. En el primer episodio quedan planteadas las cuestiones más importantes y capítulo tras capítulo y con cada giro argumental se va desarrollando hasta llegar al momento clímax del episodio doce donde literalmente te quedas sin aliento en la escena que has esperado desde el principio.
  5. El contexto. Un soldado estadounidense es hecho prisionero por Al Qaeda. Permanece en esa condición por varios años y luego es liberado por las fuerzas de su país. Sólo que el proceso nos damos cuenta que se ha convertido al Islam y que esconde más secretos que lo que se atreve a contar. Para más, el FBI sabe de fuentes confiables que hay un traidor entre los soldados que fueron hecho prisioneros por el terrorismo. Imagínese esa historia en un contexto gringo donde todo lo que sepa a Islam es visto con malos ojos y donde los soldados de sus fuerzas armadas son lo más parecidos a héroes vivientes. Nadie como los mismos gringos para contar sus propias historias.
¿Se convertirá Homeland en una de las grandes? Todo dependerá de lo que logre hacer desde esta semana. Por los premios y porque se puso en el foco de muchas personas la presión es grande. En tres meses hablamos.
_____
* Publicado originalmente en Todo lo que hay

Publicar un comentario