05 octubre 2006

Hay preguntas para las que no hay respuesta en Google.

Hubo una época en que los estudiantes nos tocaba ir a la biblioteca a hacer investigaciones (hasta aprendimos a buscar en el catálogo). Nos tocaba escribir a mano —o algunos mas adelantados en máquina de escribir— los trabajos en hojas de bloc cosidas con una grapa o con un clip en la esquina superior izquierda.

Ahora son otros tiempos. Cualquiera busca en Google desde su casa lo que tenga que investigar. Realiza el famosísimo copy-paste, pega en un documento de word, hace la correción ortográfica, imprime, argolla y listo. Y el colegial piensa que todo lo que necesita y necesitará en el futuro lo tiene allí al alcance de la mano y sin más esfuerzo que encender su computador.


No voy a ponerme a opinar si eso es bueno o malo, o mejor o peor. Pero siempre es bueno que todo el mundo sepa de una vez por todas (ah, y recuerda esto joven colegial si lees estas palabras):


Hay preguntas para las que no hay respuesta en Google.


Vía: Microsiervos
Fiente de la imagen: Flickr

Publicar un comentario